Historia de los dibujos animados


Si tu infancia se basaba en pasar las mañanas disfrutando de unos buenos dibujos animados o en las tardes a la hora de la merienda: ¡te cuento su historia!

 

Sus inicios se remontan a un teatro de sombras javanés, siendo proyectadas sobre una pantalla iluminada las siluetas recortadas que representan el desarrollo de la historia narrada. ¿Te recuerda a la película Karate Kid de Jaden Smith?

 

Claro, primero tenemos que viajar  varios siglos atrás para que conozcas cómo se presentaban esas historias que te hacen reír antes de llegar a los televisores. Entrando en la parte de la versión que conocemos, te comento que en 1906 un norteamericano llamado James Stuart Blackton inventó los dibujos animados realizando películas de cine dibujadas sobre una cinta de celuloide donde las secuencias bailaban en un compás vertical.

 

Hoy en día las grandes tecnologías nos permiten que la elaboración de las cintas animadas sean mucho más sencillas, pero para sus inicios la técnica implementada consistió en la escenificación exacta que debe coordinar con cada movimiento de los personajes y con el decorado que permanecía fijo.

 

Comienzan con la realización de una serie de bocetos que luego son fotografiados y proyectados en una moviola, logrando que las imágenes desfilen rápidamente. Para luego ser dibujados por un equipo que elabora lo plasmado en láminas de plástico transparente para pasar a ser coloreadas. Pero, ¿cómo se vuelve esa historia algo animado? Cada dibujo es fotografiado por separado en un rango de quince días para ser trasladado sobre una cinta cinematográfica, siendo el rango de 45 000 imágenes una película de di­bujos animados con una duración aproximada de 15 minutos.

 

¡Vaya! Menos mal que las tecnologías de ahora facilitan ese trabajo para los ilustradores y animadores.

 

Conecta con el Instagram de Movilnet-e para conocer más de este tema tan geek.

 

,